Derechos Humanos, Democracia y Universidad.

Tras cuarenta años de democracia y gracias a la lucha permanente de inumerables compañeros, los derechos humanos (DDHH) han alcanzado en Argentina tanto una sólida instalación institucional y jurídica como una amplia aceptación social y cultural. Esto permite hablar de una era de los derechos humanos, una era en la que ya no es posible pensar en la vigencia de los DDHH fuera del sistema democrático ni en la vigencia de la democracia sin un grado de satisfacción suficiente de los derechos.

Dicha unidad substancial entre derechos humanos y democracia determina la insalvable obligación del Estado de proporcionar a todos los ciudadanos una completa formación en y para los DDHH, a fin de defender los logros alcanzados en esta materia y de contribuir a profundizarlos y extenderlos en todas las expresiones de la vida social, especialmente en aquellas en que todavía son considerados por muchos como una mera expresión de deseos.

Quienes en la Universidad Nacional de Quilmes enseñamos derechos humanos, investigamos sobre ellos o realizamos tareas de extensión que buscan su difusión, ampliación y defensa, entendemos nuestras tareas como una forma de concreción de esa obligación del Estado y las asumimos como formas de lucha hacia una sociedad más justa, capaz de ofrecer una vida digna para todos sus miembros.

La educación y los derechos humanos son y deben ser componentes insoslayables de una política pública efectiva, que haga sustentable una sociedad justa y una convivencia pacífica y democrática en pleno siglo XXI.